Artículos
 
 
 
Buscador de artículos
  
 
 
ImprimirImprimir    
 
Artículo publicado el 7/7/2011   
 
 

Los nueve principios de la acción preventiva


 
El apartado 1.º del artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales dispone que el empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención previsto en el artículo 14, con arreglo a los siguientes principios generales:

a)  Evitar los riesgos: Principio básico de evitación.

b)  Evaluar los riesgos que no se puedan evitar: Principio de evaluación de lo inevitable.

c)  Combatir los riesgos en su origen: Principio de prevención precoz.

d)  Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir sus efectos en la salud: Principio de adaptación personal.

e)  Tener en cuenta la evolución de la técnica: Principio de adaptación técnica.

f)  Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro: Principio de prevención sustitutoria.

g)  Planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo: Principio de planificación.

h)  Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual: Principio de prevención colectiva.

i)  Dar las debidas instrucciones a los trabajadores: Principio de dirección preventiva o principio de autoprotección.

Estos serían los nueve principios de la acción preventiva, que concretarían el deber general de prevención previsto en el artículo 14 en los términos expuestos, si bien su función orientadora, interpretativa y teleológica va más allá de la concreción de dicho deber, al ser la fuente inspiradora y de irradiación hacia toda la normativa preventiva y hacia el resto de obligaciones legales más específicas, a modo de vasos comunicantes, al estar todos los principios íntimamente relacionados. Debemos tener en cuenta que las obligaciones legales específicas no dejan de ser instrumentales y subordinadas respecto del deber general de prevención, por cuanto están orientadas a conseguir el fin último, que sería la protección eficaz de los trabajadores en materia de seguridad y salud laboral.

No obstante lo anterior, y como ya se ha indicado, algunos de ellos superan el carácter de meros principios orientadores o hermenéuticos, ya que son verdaderos deberes empresariales, cuyo incumplimiento está tipificado como infracción en el TRLISOS, si bien esta calificación no les hace perder su carácter de principios, por lo que podemos hablar de una naturaleza jurídica bifronte, por un lado, son principios generales, y, por otro, son verdaderas obligaciones empresariales, con las consecuencias jurídicas que la última calificación trae consigo.

Así, podemos calificar como auténticas obligaciones empresariales los siguientes principios:

- Principio de evaluación de lo inevitable: Previsto en el artículo 14 y desarrollado en el artículo 16 de la propia Ley y en los artículos 5 a 7 del Reglamento de los Servicios de Prevención. Su incumplimiento se encuentra tipificado como infracción grave en el artículo 12.1.B) del Texto Refundido de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social.

- Principio de adaptación personal: Regulado en los artículos 17 (equipos de trabajo), 25 (trabajadores especialmente sensibles), 26 (maternidad), 27 (menores) y 28 (trabajadores temporales) de la LPRL. Su incumplimiento está tipificado como infracción grave o muy grave en los artículos 12 (apartados 7 y 16) y 13 (apartados 1, 2, 4 y 10) del TRLISOS.

- Principio de planificación: Previsto en el artículo 16 de la LPRL, desarrollada en los artículos 8 y 9 del RSP, su incumplimiento se tipifica como infracción grave en el artículo 12.6 del TRLISOS.

Por último, reflejar una pequeña consideración crítica, ya que la LPRL ha realizado una enumeración cerrada y taxativa, y no meramente ejemplificativa de principios preventivos, a nuestro juicio olvidando dos principios básicos de la orientación de la política legislativa en materia preventiva:

. A partir de la reforma de la LPRL por la Ley 54/2003, se incorpora con rango legal el principio de integración preventiva, recogido en el artículo 16 de la LPRL como obligación empresarial, y que anteriormente a dicha reforma, sólo tenía un tratamiento reglamentario en los artículos 1 y 2 del RSP, completando la previsión del artículo 15, apartado 1.º, letra g), de la LPRL, que establece que se ha de «planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo». Quizás, el hecho de su incorporación como una auténtica obligación empresarial ha persuadido al legislador de su incorporación como principio de la acción preventiva, por estimar que era superfluo o reiterativo, pero entonces por la misma argumentación también habría de excluirse el principio de evaluación de lo inevitable o el principio de planificación preventiva, que se articulan legalmente como obligaciones. Por todo lo cual, en nuestra opinión se debería haber incluido en la enumeración de los principios preventivos, dada la distinta función que, dentro del marco preventivo, hemos atribuido a los principios y a las obligaciones empresariales.

. El denominado principio in dubio pro prevención, incorporado en el artículo 5, apartado 2.º, del RSP, que literalmente dispone «El procedimiento de evaluación utilizado deberá proporcionar confianza sobre su resultado. En caso de duda, deberán adoptarse las medidas preventivas más favorables, desde el punto de vista de la prevención». Para todos los operadores jurídicos y técnicos del ámbito de la prevención ha de quedar patente que, en caso de duda, se han de adoptar las medidas preventivas más favorables desde el punto de vista de la prevención.

Artículo extraído del Estudio Jurídico de la obra «Seguridad y Salud Laboral», elaborado por Javier Calderón Pastor    

 
Checkpoint Prevención de riesgos laborales
Checkpoint Connect
 
Acceso a través de Internet a información jurídica relacionada con el Derecho